Cocina Lenta

Conoce que es la cocción lenta, que beneficios tiene y que tipo de platos puedes preparar.

¿Qué es la cocción lenta?

En general, se entiende por cocción lenta cualquier método de preparación de alimentos que se base en el uso de bajas temperaturas durante un largo periodo de tiempo. El término cocción lenta se refiere al vocablo anglosajón “slow-cooker”, por ser un tipo de cocinado muy extendido en Estados Unidos desde los años 40 del siglo pasado.

Es el modelo de cocina opuesto a las olla express o a presión. En nuestro caso prima la elaboración lenta donde las legumbres, verduras y carnes mantienen todo su sabor preservando al máximo todas las vitaminas y nutrientes de los ingredientes.

Sería similar a la forma de cocinado de nuestras abuelas, donde las ollas se pasaban mucho tiempo encima del fuego (muchas veces en cocinas de carbón que no alcanzaban temperaturas altas) impregnando toda la casa de olores increíbles y que si levantabas la tapa de la olla oías el chup-chup del guiso que se estuviera cocinando.

Inicio

¿Qué beneficios tiene la cocción lenta?

El principal beneficio de la cocción lenta es que los alimentos se vuelven increíblemente tiernos, ya que todos sus tejidos conectivos se rompen. Además, el sabor suele intensificarse con los tiempos de cocinado prolongados y proporcionar resultados más profundos que con prácticamente cualquier otro método.

Comidas sabrosas y también saludables. En la cocción con tiempos prolongados los ingredientes conservan mejor los nutrientes y las vitaminas que tienen.

Es muy fácil de usar ya que en la mayor parte de platos simplemente tendrás que incorporar los ingredientes en la olla que vayas a usar, indicar el tiempo de cocción que te indica la receta, el modo de cocción (alto, medio o bajo según la marca y el modelo) y el resto se ocupará la olla. Lo que en nuestro argot denominamos un #todoparadentro.

Es un tipo de cocinado cómodo y práctico ya que, a pesar de su nombre, te va a hacer ahorrar mucho tiempo. Una vez tengas todos los ingredientes en la olla simplemente tienes que dejar que esta trabaje, no necesitas estar pendiente del cocinado.

Por ello es muy común preparar los ingredientes de la receta a última hora del día y dejar la olla cocinando toda la noche. Cuando te levantes tendrás la comida lista. ¡No me digas que esto no está genial!

Si además te haces con un programador de tiempo para conectar a la corriente puedes programar el momento exacto tanto de encendido como de apagado de tu olla y así despreocuparte, si cabe, todavía más. También lo puedes usar para activar el modo calentar y así tener la comida lista para servir cuando llegues a casa. OJO: Esto NO vale para los modelos de olla que sean electrónicos.

Y como todo el proceso se hace en la misma olla te permitirá tener todo recogido y limpio tras el cocinado.

Además cocinar en olla lenta tiene varias ventajas económicas:

  • Las ollas de cocción lenta se caracterizan por un consumo eléctrico muy bajo, que compensa su uso durante largos períodos, resultando un modo de preparación muy económico.
  • Las ollas son bastante económicas y las puedes conseguir desde 50€.
  • Dan muy buenos resultados con carnes de segunda y tercera (morcillo, costillares, etc.) que son más baratas.

¿Qué necesito para cocinar?

Este tipo de cocinado es muy sencillo y sólo necesitarás una olla de cocción lenta para probar platos increíbles.

Las ollas se dividen principalmente por dos características: el tamaño del recipiente y si es de tipo manual o digital.

Ollas manuales o digitales

Ollas digitales

Las ollas programables son las que tienen un cuadro de mando digital en el que tienes que programar los tiempos de cocinado mientras que las manuales tienen mandos en los que tendrás que seleccionar el modo de funcionamiento de la receta.

Esa es básicamente la gran diferencia entre los dos tipos. En ambas el cocinado es el mismo y los resultados que tendrás con una misma receta aplicando los mismos tiempos y modos de funcionamiento (alto o bajo) serán iguales.

Inicio
Ventajas de las ollas digitales
  • Son más modernas y lucen más visualmente al tener el panel digital donde la programación de la receta.
  • Son más sencillas ya que simplemente tienes que marcar los tiempos de la receta y el modo de funcionamiento y ya lo tienes hecho.
  • Una vez que ha finalizado el modo de cocinado (alta o baja) se pasa automáticamente a modo mantener caliente de forma que la comida se queda a temperatura estable hasta que se apague la olla. Así puedes tener la comida caliente cuando llegues a casa.
Inconvenientes de las ollas digitales
  • Si por algún motivo se va la luz en tu casa pierdes la programación hecha y el cocinado se detiene en ese punto de corte de electricidad.
  • En algunas ollas digitales los tiempos de las recetas se suelen fijar en tramos (por ejemplo en medias horas) por lo que si necesitas ajustar en tramos de menos tiempo no puedes hacerlo.
  • No puedes usar un programador externo enchufable junto a este tipo de ollas pues tienen que estar encendidas siempre y con la programación de la receta ya marcada, con lo cual tienes que estar tú pendiente para comenzar el cocinado y para finalizarlo (o apagar el modo mantener caliente).

Ollas manuales

Las ollas manuales son las que sólo tienen mandos para indicar el modo de funcionamiento (alto, bajo o mantener caliente) y necesitas tener un programador externo de enchufe para indicar los tiempos tanto de cuando comienza a cocinar, cuanto tiempo va a durar el cocinado y cuando se va a apagar.

Inicio

Ventajas de las ollas manuales

Este tipo de ollas se usa normalmente junto a un temporizador eléctrico que te permite tener las siguientes ventajas:

  • Puedes indicar con exactitud el momento de comienzo y finalización del cocinado con la precisión que te de el programador que tengas.
  • Si se va la luz en tu casa no tendrías problema (siempre que vuelva claro 😀) ya que el programador continuará funcionando cuando vuelva la corriente y la receta seguirá su curso.

Inconvenientes de las ollas manuales

  • Al tener que usar un programador eléctrico externo el proceso es un poco más complicado por el manejo de este aparato.
  • Necesitas comprar y aprender a usar bien esos programadores eléctricos..
  • Al acabar la programación que hayas puesto la olla se apagará, con lo cual no se pasa a modo mantener caliente como si sucede en las ollas digitales.

Tamaños de las slow cookers

La otra cuestión importante que tendrás que resolver es el tema del tamaño de tu olla. El tamaño se mide en litros, que es el volumen de ingredientes que admite el recipiente de cocinado. Hay ollas que van desde los 1,5 litros hasta los 8 litros en función del número de raciones que salgan de la misma.

Tamaño en litrosNúmero de raciones
2,4 2 -3
3,5 3 -4
4,7 4 -5
5,7 5 -6
6,5 6 -7
Relación aproximada entre litros y raciones de las ollas de cocción lenta

Evidentemente influye mucho en el tamaño las recetas que vayas a cocinar. Si vas a prepara un pollo asado y este pesa unos 3 kilos la olla debería tener una capacidad como mínimo de 4,7 litros para que entre ya que tampoco conviene que los ingredientes queden muy apretujados a los lados de la olla.